Una pequeña vida

mayo22 014

Después de una larga tarde en la playa este verano nos disponemos a subir a la casita y de repente descubrimos que hay cientos o miles de libélulas muriéndose en la arena de la orilla. Oliver y Simón empiezan a recoger todas las que les caben en las manos. Yo, un poco impaciente por irnos, les digo que lo dejen ya – que hay tantas que no pueden salvar a todas – que da igual – no importa… Oliver me enseña una libélula y dice: “Para ella sí que es importante!”

2 pensamientos en “Una pequeña vida

  1. Increíble, me dejas con la boca abierta, que cielo Oliver, dale un beso de mi parte.
    Supongo que esa sensibilidad y caridad no se enseña, es innato en él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s