“Ningún niño debería tener que…

… creer que el mundo está a punto de hundirse. Es nuestra responsabilidad mostrar lo contrario. Es nuestra responsabilidad mantener encendida la llama.”

Reflexión de Daniel Mendozaninos en cesped

Es nuestra responsabilidad no contaminar las pequeñas personas a nuestro alrededor con pensamientos catastróficos pero, a la vez, darles sabiduría para cuidar nuestra sociedad y nuestro planeta. Es nuestro deber fomentar el sentido de la responsabilidad y hacerles ver la importancia en cada acción – por pequeño que sea – para que no se paralicen por el sentimiento de impotencia. Es nuestra responsabilidad darles vista global pero con la mirada en su mundo directo. Es nuestra responsabilidad, como padres y adultos, que sigan viviendo con ganas e ilusión, pensando que siempre pueden confiar en lo bueno.

Reflexión mía…

… y la vuestra?

 

Plantar el Árbol de la Felicidad

arbol pintado

Siembra la semilla de la felicidad en acto de fe y de voluntad.

Riégala diariamente gota a gota: nutre la rama de la solidaridad y la de la generosidad, cuida la flor de la mano que guía y de la sonrisa.

Cada momento de atención se multiplicará y se hará eterno. El árbol crecerá y te dará sombra cuando quema el sol, protección mientras pasa la tormenta y fruta cuando necesitas energía…