Envío de Deseos

snöluckta

Todos los años, un par de días antes de Navidad, los niños hacen un farol de nieve y en una de las bolas esconden una cartita para Papa Noel con tres deseo. El primero que venga a visitarnos en Noche Buena, el segundo un regalo y el tercero… lo guardan para otra ocasión (siempre puede llegar un día que realmente necesitas pedir algo).

Si el día siguiente el farol se ha caído y el papelito ha desaparecido pueden estar seguros de que Papa Noel vendrá a casa.

Ya entiendo como se siente un bichito con las alas mojadas!

DSC_0038[1]

Increíble pero cierto: estoy aprendiendo SURF… y me encanta!

Pensé que me iba a dar miedo la fuerza del mar, que me iba a agobiar el traje, que no iba a ser capaz de controlar la tabla en aguas revueltas pero cuando me meto en el agua me olvido de mis miedos y solo busco la ola.

El esfuerzo físico es enorme y salgo totalmente agotada; temblando, con moratones y rodillas hinchadas. No puedo decir que me divierte (todavía) pero se ha vuelto un reto personal. Todas las noches decido no volver pero la mañana siguiente estoy allí en la orilla midiendo las fuerzas naturales del mar y el viento.

Saboreo nuevas sensaciones y me llena el deseo de enriquecerme con un nuevo logro.

Otra joya en la Librería:

“El Viejo y el Mar” de Ernest Hemingway

El viejo y el mar1libro viejo mar

“Todo en él era viejo, salvo sus ojos; y éstos tenían el color mismo del mar…”

La soledad, la dura relación del hombre con la naturaleza, la afirmación del deseo de vivir a pesar de las frustraciones y desengaños, el sentimiento de muerte, la valentía física e intelectual… Son algunas de las circunstancias de la vida ante las cuales Hemingway expresa una profunda sensibilidad.

Es la historia de un viejo pescador a quien la suerte parece haber abandonado y el desafío mayor al que se enfrenta; la batalla despiadada y sin tregua con un pez gigantesco en las aguas del golfo. Fue escrito por encargo de la revista Life en 1952.

¡Es un pequeño libro gigante!

La Mariposa

Mariposa1

Desde hace muchísimo tiempo la mariposa ha sido el emblema del alma, el renacimiento, la belleza, la transformación y la libertad. En muchas culturas es considerada un puente entre el mundo de los mortales y el sobrenatural.

Las Nahuas (pueblo nativo de América Central) dicen que si quieres desear felicidad díselo a una mariposa y libérela. Se elevará al más grande de los cielos con tu deseo será concedido en agradecimiento por su libertad.

Una mariposa pasa de arrastrarse en la tierra a tocar el cielo – ligera y bañada en luz. La verdad es que al final simboliza, de alguna forma, el deseo y el propósito de nuestras propias vidas – al final todos luchamos por ser mariposas, por elevar y tocar el cielo.