“Todo el tiempo del mundo”

significa, para mi, toda mi vida.

Ni más ni menos – mi eternidad –  es una dimensión que entiendo y que soporto.

No sé si viviré cincuenta años más o diez pero tengo

todo el tiempo del mundo” para vivir mi vida.