Footprints in the Sand

palmar 016

“No importa, que más da.” – “Soy una gota en el mar.”

Por muy raro que parezca, este pensamiento me da paz. No quiero decir, para nada, que mi vida no sea importante para mi o que no siempre lucho por la vida de mis queridos, por la de la naturaleza, el medio ambiente y la del mundo mundial pero me ayuda a no sentirme tan sumamente impotente.

La responsabilidad siempre me ha pesado. Me acuerdo de niña, muy niña, llorando en mi cama porque había gente muriéndose de hambre en África o por los judíos que habían muerto en los campos de concentración muchos años antes.

La frustración que siento al ver que hay cosas injustas, o malas según mis creencias, es casi insoportable. En mi día a día puede tratarse de cualquier cosas como una cena no perfecta, un coche aparcado ocupando dos sitios sin respetar los demás que necesitan aparcar, el egoísmo de un adolescente, la perdida de un libro, la contaminación, la mentalidad “gastar y tirar”, las guerras,… ya ves; cualquier cosa – y la mayoría de ellas fuera de mi alcance en cuanto a poder influir.

El intentar encontrar las proporciones reales, en las dimensiones del cosmos y del tiempo, de lo que yo importo en “el todo” me tranquiliza. Siempre haré lo máximo posible por el bien de este mundo y por mi vida porque, pudiendo cambiar mucho o poco… o nada, la satisfacción personal es enorme cuando veo el reflejo de mi esfuerzo y de mis intenciones en mi alrededor… pero más que el máximo es imposible.

Hmmm…   … no hay mar sin gotas…!

Vía Láctea

vintergatan1

Al salir esta clara y helada noche en Suecia te quedas casi sin respiración. No solo por el frío sino por le cielo tan espectacular; la Galaxia de la Vía Láctea es tan intensa – sobrecogedor. Te da la sensación de ver hasta el infinito y más allá.

Nuestra galaxia mide 1 trillón de km de diámetro y contiene hasta 400 mil millones de estrellas… y solo es una galaxia entre otras 40 que forman el “grupo local” – ¡que dimensiones!

El nombre Vía Láctea viene de la mitología griega que cuenta que es la leche derramada del pecho de la diosa Hera. Entiendo que este espectáculo de la naturaleza haya despertado el interés y la imaginación de los seres humanos siempre – creando mitos, verdades, historia y religión.