viernes

Esta primera semana después de las vacaciones ha sido intensa y muy divertida. Me he levantado muy pronto para pasar las primeras horas del día trabajando con los pedidos pendientes en el taller (a partir de las doce la temperatura sube tanto allí que es imposible respirar)…

Después de un par de horas delante del ordenador o con la cámara en la mano, por las tardes, he pintado – poco a poco y muy lentamente voy avanzando con las miniaturas que expondré en Madrid en noviembre en la galería de arte Juca Claret.

También he intentado pasar tiempo precioso con mis hijos – queda menos de una semana para que empiece el colegio… Tengo que admitir que soy más feliz cuando están en casa!

Entre otras cosas hemos cosechado las almendras.

A lot of sunlight in my little workshop…