Escuché a un padre…

Marcus Noréns gravsten. Foto: Ann Jornéus/SR

…que había perdido su hijo de 22 años, asesinado hace tres años:

“Claro que ha habido ocasiones en que sólo he querido morir pero… llegó un momento en que pensé: ya tendré tiempo de morir y estar muerto – al final estaré mucho mas tiempo muerto que vivo – así que tengo que aprovechar este tiempo que tengo de vida viviendo.”

Me sobrecogió su fuerza – me hizo sentir tan pequeña a su lado…