Poesía = Mindfulness

La Poesía es un arte con muchísima tradición e historia – una herencia cultural que debemos custodiar y cuidar …y, además, nos viene muy bien especialmente hoy en día porque la Poesía es como mindfulness – como meditación guiada – porque:

DSC_0343

 

requiere lectura lenta

pide reflexión

implica a todos nuestros sentidos

llama a los sentimientos 

y nos regala esos momentos de presencia en el aquí y ahora.

 

5 minutos de Poesía al día es un remedio antiestrés fantástico!

 

El árbol más viejo del mundo…

arbol antiguo

…es una Pícea – una especie de abeto – de 9.550 años. Ha sido descubierto en la provincia de Dalarna, en Suecia.  Ha sobrevivido el duro cambio climático de los últimos 10.000 años gracias a la regeneración continua que realiza en su tronco.

Empezo a crecer en el año 7.536 antes de Cristo y ha sobrevivido a la época Meaolítica, a la Neolítica, a la Edad del Bronce, a la Edad del Hierro romana y germánica, a los Vikingos, a la Guerra de los 30 años, a la época Imperial sueca,…

Su aspecto no es tan grandioso como su historia pero ¡imaginaros si pudiera hablar!

Vía Láctea

vintergatan1

Al salir esta clara y helada noche en Suecia te quedas casi sin respiración. No solo por el frío sino por le cielo tan espectacular; la Galaxia de la Vía Láctea es tan intensa – sobrecogedor. Te da la sensación de ver hasta el infinito y más allá.

Nuestra galaxia mide 1 trillón de km de diámetro y contiene hasta 400 mil millones de estrellas… y solo es una galaxia entre otras 40 que forman el “grupo local” – ¡que dimensiones!

El nombre Vía Láctea viene de la mitología griega que cuenta que es la leche derramada del pecho de la diosa Hera. Entiendo que este espectáculo de la naturaleza haya despertado el interés y la imaginación de los seres humanos siempre – creando mitos, verdades, historia y religión.

 

Una historia real in-creible

En un parque natural en Sudáfrica tenían problemas con una manada de elefantes agresivos que destrozaban pueblos y aterrorizaban a la gente. Si nadie se hacía cargo de la situación había que matarles. Lawrence Anthony, conservacionista internacional, ecologista, explorador y escritor que vivía y trabajaba en el parque, empezó a convivir con este grupo de elefantes intentando averiguar que pasaba. Durante varios años pasaba largas temporadas seguidas con ellos.

Los elefantes tienen una forma de comunicación a larga distancia (puede ser de un extremo del continente al otro) que, hasta hoy, los científicos no han sabido explicar. Lawrence contó que en algunos momentos tenía la sensación – un sentimiento – de que los elefantes intentaron comunicarse con él pero habló poco del tema porque entendía que sonaba a cuento…

Lawrence Anthony murió de un ataque de corazón a los 61 años y en ese mismo momento “su” grupo de elefantes emprendieron una marcha de 20 kilómetros, tardando más de 12 horas, hasta llegar a la casa de Lawrence (donde, porsupuesto, nunca habían estado antes) y se quedaron dos días dando vueltas a la casa…

Luego volvieron a la selva para no volver nunca más.

“Juntos, nada más”

libro gavalda

Anna Gavalda ha escrito el libro que me hubiera gustado escribir yo.

“Juntos, nada más” es una novela con mucha profundidad y un sentido de humor fantástico, escrita de una manera ligera con mucho diálogo.

Es la historia de cuatro personas – la joven frágil, el caballero tartamudo, el vulgar mujeriego y su abuela encerrada en su cuerpo de 83 años y en un asilo. Cuatro supervivientes magullados por la vida cuyo encuentro va a salvarles de un naufragio anunciado.

¡Recomiendo este libro a todo el mundo!

Erase una vez…

marco 002

… un hombre mayor, un poco cojo y con sombrero. Lo que más amaba en este mundo, después de morir su esposa, era su jardín. Pasaba todo el día y todos los días trabajado, paseando y disfrutando en sus diez mil metros cuadrados de bosque de encinas con jaras silvestres, madroños naciendo pegados a la casa y, por todas partes, la hiedra unicolor – verde y fuerte todo el año. Un día de otoño de aire fresco y húmedo después de quemar ramas sintió un cansancio distinto al que se siente después de comer, después de un esfuerzo físico o a final del día… Apoyó un marco de hierro, que tenía en la mano en ese momento, contra una encina tan joven que casi no soportaba el frío peso del metal, y se alejó del calor de la hoguera con pasos lentos…

De eso hace ya mucho tiempo y ahora es imposible retirar el marco… o el espíritu del hombre que lo dejó en su jardín tan amado – nuestro jardín.