Último día de mar…

DSC_0253[1]

…este año y – por su puesto – este día se me ha ido torciendo muy poquito a poco desde por la mañana. Es típico, ¿no? Cuanto más espero y quiero aprovechar el tiempo más me cuesta disfrutar.

¿Será porque tengo tantas expectativas que se me tuerce la vista y cada cosita que no cuadra con mi imagen ya creada en mi cabeza me molesta exageradamente? ¿Será que la melancolía que siento, por dejar este lugar – si fuera por mí y mi ego viviría aquí siempre, proyecta una sombra que afecta a las cosas y personas a mi alrededor? ¿Será pura coincidencia y el levante tan fuerte?

¿Qué pensáis – cuánto depende de ti y de tu actitud si el día sale perfecto y cuánto marca el entorno y el aire?

Aquí, tarde por la tarde, suele cambiar el viento o parar, así que, esperando… y haciendo maletas.