Ya entiendo como se siente un bichito con las alas mojadas!

DSC_0038[1]

Increíble pero cierto: estoy aprendiendo SURF… y me encanta!

Pensé que me iba a dar miedo la fuerza del mar, que me iba a agobiar el traje, que no iba a ser capaz de controlar la tabla en aguas revueltas pero cuando me meto en el agua me olvido de mis miedos y solo busco la ola.

El esfuerzo físico es enorme y salgo totalmente agotada; temblando, con moratones y rodillas hinchadas. No puedo decir que me divierte (todavía) pero se ha vuelto un reto personal. Todas las noches decido no volver pero la mañana siguiente estoy allí en la orilla midiendo las fuerzas naturales del mar y el viento.

Saboreo nuevas sensaciones y me llena el deseo de enriquecerme con un nuevo logro.

“Mendigando en Barcelona” de Víctor de Miután

Tras cerrar mi negocio y perder mi casa, me aterrorizaba la posibilidad de quedarme en la calle. Sabiendo que la mejor manera de superar un miedo es enfrentándolo, decidí mendigar voluntariamente durante un día en las calles de Barcelona.”

Libro Mendigando

“Mendigando en Barcelona” es un relato de una experiencia real en la que el autor se enfrenta a sus miedos viviéndolos de forma directa. Una experiencia de la que se puede extraer muchas enseñanzas útiles para superar propios preocupaciones o frenos.
Inicialmente esta historia se publicó en internet y provocó una respuesta explosiva con mes de 10.000 lectores en 48 horas.

En el libro se incluye una selección de las reacciones al relato más interesantes, tanto positivas como negativas – reflexiones de lectores en torno a superar los propios miedos, el estado de la sociedad actual y el ser emprendedor.

Si te acostumbras a poner limites…

… a lo que haces, físicamente o a cualquier otro nivel, se proyectara al resto de tu vida…     (Bruce Lee)

Pippi Calzaslargas encuentra, en una escapada, una vieja bici sin ruedas que le encanta y empieza usar. Cuando la ven Tommy y Annika la dicen que es imposible ir en bici sin ruedas. Pippi contesta: “Uops… es verdad… no lo pensé…” y se cae directamente…

Creo que la mayoría no solo pensamos en lo que dicen los demás sino además nos ponemos límites a nosotros mismos e incluso los imaginamos antes de que aparezcan – antes de ver lo que somos capaces.

¿El miedo al fracaso es costumbre de ponernos límites? ¿Qué viene primero? ¿De dentro o de fuera?

Date la oportunidad de brillar por ti misma… y no dejes que nadie te diga que no puedes ir en la bici que quieres… por lo menos no sin intentar primero.