Mi Tiempo Mío

“La carencia de tiempo libre potencia la incidencia de patologías como la ansiedad y el estrés.” KitKat

Corro para ver…

Corro para ser…

Corro para respirar…

Corro para llegar…

Corro… para no tener que correr…

Mil veces habré dicho “no tengo tiempo”, “me faltan horas”, “ojalá pudiera… pero no puedo”… Mil veces habré oído las mismas frases de otras personas… No es solo un decir o una escusa sino que la sensación es real. En algún momento he entrado en la dinámica de dejar que el tiempo se me escapara. Este verano me encontré con una amiga, escritora y alma solidaria, que hace unos años dejó la capital y se fue a vivir en las afueras de Sevilla y me dijo que lo que más aprecia de ese cambio es que ahora su vida tiene meses, los meses tienen semanas, las semanas tienen días y los días tienen horas. Mi hizo reflexionar sobre el tiempo. Llevo años persiguiendo mi tiempo – muy consciente de ello y practicando mindfulness – pero aún así tengo la sensación de correr detrás… haciendo un montón de cosas pero nunca suficientes. Después de varias semanas regando esa semillita que me sembraron las palabras de mi amiga en mi mente he decidido ser otra vez responsable dueña de mis horas y de mis días. He empezado con el ejercicio de darme pequeños “ratos de Kit-Kat” – pausas energéticas para focalizar y reflexionar y estar conmigo. Otro ejercicio muy bueno es nunca decir a nadie la típica frase de que no tengo tiempo. No hay argumento para no disponer – por supuesto sin ser egoísta para nadade mi tiempo que es mi vida.

Ejercicio para Actuar plenamente Consciente

palmar 016

(Mindfulness 18)

Quiero compartir un ejercicio de mindfulness perfecto para estos días de vacaciones aprovechando un rato en la playa tomando el sol o descansando en la sombra en la hamaca:

Quédate quieto durante 5 minutos y comprométete a no moverte, bajo ningún concepto, de manera automática – busca el control total. No puedes cambiar la postura ni rascarte si te pica ni espantar la mosca que pasea por tu cara sin primero reflexionar y pensar en lo que vas a hacer. Observa y controla el impulso. Si necesitas rascarte espera un instante – siente el cosquilleo (donde, como, intensidad) – y luego te rasgas cuando tu lo decides plenamente consciente del movimiento.

¡Siente y disfruta!

 

Pequeños detalles…

  … , temporales y persistentes. En ellos dejo descansar mis ojos de vez en cuando para recordar que vivo mi vida. Me rodeo con esos detalles para siempre tener esos espacios, por pequeños que sean, donde habita mi luz y mi paz…

rincón1  rincón2  Rincón3 

 

Ruido o Sonido – Mindfulness 17

ruido

He dormido mal. La mañana no me ha cundido e intento escribir mientras los niños juegan en la habitación de al lado con voces altas que no paran de llegar a mi en un continuo chorro. Me entran ganas de decirles que se callen pero… paro un momento – cierro los ojos un momento y respiro – y me concentro en escuchar lo que dicen, en seguir su juego a distancia y en ese mismo instante el ruido cambia a ser sonido. Mi agobio desaparece y me invade la felicidad escuchando dos pequeñas personas creando un mundo imaginario basado en sus impresiones del día.

Disfruto… y sigo escribiendo…

Con el parón he ganado tiempo, he recuperado la concentración y – sobre todo – calidad de vida.

 

Mindfulness (16) – un premio

yo 025

Llevo varios meses escribiendo sobre Mindfulness porque siento mucha necesidad de compartir mi experiencia.

Empecé, hace un año mas o menos, haciendo unos ejercicios que me inventaba porque me sentía injustamente infeliz – quiero decir que mi vida era realmente todo lo que siempre había soñado y aun así la melancolía y el típico bajón me dominaba. Los ejercicios consistían en todos los días agarrar un momento y realmente prestarlo atención – escribiendo, sintiendo, saboreando, hablando… (Yo, personalmente, me concentraba en momentos buenos ya que necesitaba dar más importancia a lo positivo para redirigir y ver nuevos caminos en cuanto a mi forma de pensar.)

Un día, escuchando la radio, alguien habló de Mindfulness y me dio un nombre y un “método” a lo que yo practicaba por mi cuenta y me hizo creer todavía más en el poder de vivir la vida sintiendo la felicidad simplemente tomando la decisión.

No fue fácil pero sencillo. Me cambió el día a día. Cambió mi forma de pensar y mi forma de dar mas o menos prioridad e importancia a las cosas. De saber dejar volar un pensamiento que antes se perdía dando vueltas en mi cabeza haciendo mas daño que bien.

Muchas veces necesitamos una mano que nos guía para dar el primer paso y me gustaría estrechar esa mano a la persona quien lo necesite. Por muy pequeño que sea ese paso si es en la dirección correcta la misma atracción de la luz atrae tan fuerte que la inercia te lleva. La recompensa es muy grande.

 

Mindfulness 15

Presente – día a día

primavera knopp

Un pequeño truco para que no tengas la sensación de no vivir cada día de tu vida:

Busca pequeños cambios – son más fáciles de encontrar es en la naturaleza…  Nada es estático así que, por muy pequeños que sean – buenos o malos, bonitos o feos – siempre existen.

¡Encuéntralos y vívelos! 

Minfulness presente en el día a día

Casa 021      (14) Mindfulness – la Plena Conciencia: Vivir el Momento

Es algo tan sencillo y tan simple pero muchas veces y en muchas épocas de nuestra vida brilla con su ausencia en nuestro día a día. Eso da paso al estrés, el agobio y el estancamiento en pensamientos o hábitos.

Para volver al camino de Estar Presente en el Momento no hace falta ni mucho tiempo ni un cojín de meditación – simplemente respirar conscientemente…

Respira tras veces al despertarte por la mañana conscientemente. Piensa simplemente en respirar sin mas y guarda alguna sensación de ese momento.

Cuando estas en la ducha respira tres veces conscientemente y guarda alguna sensación – agua, sonido, olor…

Cuando abres la puerta de tu casa y te encuentras con el aire de temperatura y densidad distinta respira tres veces conscientemente y siente.

Cuando quieres decir algo a alguien…

Cuando vas a dar el primer bocado a la comida que huele tan bien…

Regálate esos pequeños momentos/instantes/segundos a ti mismo y notarás un cambio – una nueva senación de bienestar.

Un pequeño detalle que hace diferencia.