Mindfulness (20) y la Naturaleza

nov 001

Media hora de paseo por el bosque tiene un efecto benéfico sobre nuestra salud y, especialmente, sobre los signos de estrés que podamos sufrir como por ejemplo alta presión arterial.

Date el lujo de un paseo lento, aunque sea corto, por el campo con plena conciencia. Fíjate en lo que ves, como huele, los sonidos,…

Fíjate en la forma del árbol, el color de las piedras, el vuelo de los pájaros, el sonido te tus pasos y del zumbido de los insectos, el lento cambio de forma de las nubes,…

Respira el viento.

“Una mente clara permite ver más claramente los problemas de la vida” y te ayuda a afrontarlos y ver nuevas soluciones – nuevos horizontes.

Minfulness presente en el día a día

Casa 021      (14) Mindfulness – la Plena Conciencia: Vivir el Momento

Es algo tan sencillo y tan simple pero muchas veces y en muchas épocas de nuestra vida brilla con su ausencia en nuestro día a día. Eso da paso al estrés, el agobio y el estancamiento en pensamientos o hábitos.

Para volver al camino de Estar Presente en el Momento no hace falta ni mucho tiempo ni un cojín de meditación – simplemente respirar conscientemente…

Respira tras veces al despertarte por la mañana conscientemente. Piensa simplemente en respirar sin mas y guarda alguna sensación de ese momento.

Cuando estas en la ducha respira tres veces conscientemente y guarda alguna sensación – agua, sonido, olor…

Cuando abres la puerta de tu casa y te encuentras con el aire de temperatura y densidad distinta respira tres veces conscientemente y siente.

Cuando quieres decir algo a alguien…

Cuando vas a dar el primer bocado a la comida que huele tan bien…

Regálate esos pequeños momentos/instantes/segundos a ti mismo y notarás un cambio – una nueva senación de bienestar.

Un pequeño detalle que hace diferencia.

Mindfulness (7) – activando los 5 sentidos…

… empezando por el tacto.  La piel es el órgano mas extenso de nuestro cuerpo y, seguramente, el sentido mas fácil de activar.

otoño 096

Voy a describir tres situaciones para vivir el tacto plenamente consciente:

  • Cuando sales de la ducha seca todo tu cuerpo – toda la piel – frotando un poco más fuerte que lo normal. Nota la sensación del algodón limpio en tus brazos, en tus piernas y en cada centímetro de tu cuello. Imagina como quitas las células muertas y como activas los capilares finos que nutren hasta la última capa de tu piel.
  • Cuando te acuestas en la cama por la noche, antes de coger la postura habitual para leer o dormir, túmbate boca arriba durante un minuto con los ojos cerrados. Nota como cada parte de tu cuerpo es arropado por pijama o sábana fresca, si la tela esta lisa o arrugada. Siente como se hunde algunas partes de tu cuerpo en el colchón y la ligero peso sobre ti del edredón o la manta.      

… y mi favorito:

  • La próxima vez que llueve; sal, respira hondo, cierra tus ojos e inclina la cabeza hacía el cielo un momento. Concéntrate en la sensación de las gotas que tocan tu rostro, tu frente, tus labios. Donde caen, la temperatura, el peso…