Llena de Silencio

Förgätmigej

Algo me sorprendió por la mañana – algo me decepcionó… y a falta de fuerzas para intentar a ser comprendida me callé y me aferré a mi silencio…

A lo largo del día tuve la sensación de que, en vez de dejarme un vacío, el silencio me llenaba.

El silencio me permitió llenar ese espacio,que normalmente está ocupado por sonido o ruido con pensamientos largos, sentimientos con reflexión – observación – y en el momento que abro “mi puerta” otra vez es con una sensibilidad recuperada.

Una nueva presencia.

Otra joya en la Librería:

“El Viejo y el Mar” de Ernest Hemingway

El viejo y el mar1libro viejo mar

“Todo en él era viejo, salvo sus ojos; y éstos tenían el color mismo del mar…”

La soledad, la dura relación del hombre con la naturaleza, la afirmación del deseo de vivir a pesar de las frustraciones y desengaños, el sentimiento de muerte, la valentía física e intelectual… Son algunas de las circunstancias de la vida ante las cuales Hemingway expresa una profunda sensibilidad.

Es la historia de un viejo pescador a quien la suerte parece haber abandonado y el desafío mayor al que se enfrenta; la batalla despiadada y sin tregua con un pez gigantesco en las aguas del golfo. Fue escrito por encargo de la revista Life en 1952.

¡Es un pequeño libro gigante!