Mi abuela siempre dijo: “Trata a los demás como tu quieres que te traten a ti.”

Con orgullo se dice: “soy clara y siempre digo lo que pienso” y con eso parece que se obtiene licencia para judgar, cortar arboles y almas…siempre que haya sinceridad (!)…

Una de las cualidades humanas que más valoro es saber ser sincero sin hacer daño – saber ser transparente sin necesidad de esconderse dentro de la armadura de hierro pisando sin sentimientos.

El encontrar y dar manzanas no ácidas crea un entorno generoso que vuelve como un boomerang al quien lo haya lanzado.

Inicia una cadena de perlas amables y sonrisas – acabará por envolverte y brillar con luz propia iluminando tu vida.

Redimensionamiento de may 148

A falta de macetas planté mis esquejes en botes de vidrio – transparentes… para que entre la luz…