Amalia y Magalí

ARTESANÍA CON CORAZÓN

 amalia y mag1 Amalia 001

“Amalia y Magalí” son Alicia y Eva Pradillo – dos mujeres, hermanas y madres que con mucha arte trabajan diseñando y creando muñecos confeccionados con materiales naturales, cosmética natural, canastillas y composiciones con flores secas. Tienen un gusto exquisito por las cosas sencillas con un toque románico con muchos detalles.

El fin de sus creaciones es cuidar los sentidos y favorecer la sensibilidad de los bebés y los niños pequeños y también dar un pequeño lujo a las madres – todo elaborado de materias nobles 100% naturales que inspiran armonía.

“Queremos aportar a nuestro mundo un poquito de calor, de inspiración, de ternura, de amor, de vida y un pellizquito de nuestro corazón.” 

La pedagogía Waldorf

Waldorf

La primera escuela Waldorf fue fundada en 1919 por el profesor, filósofo y escritor austríaco Rudolf Steiner.

El objetivo de esta pedagogía es respetar el proceso de maduración de cada niño fomentando su intelecto, su sensibilidad y su fuerza de voluntad dándoles herramientas a los alumnos para saber afrontar los desafíos de la vida.

Antes de los seis o siete años los niños no han adquirido la capacidad de la lógica así que la primera etapa de la enseñanza el aprendizaje se basa en juego e imitación estimulando los sentidos y la imaginación y en fortalecer la voluntad. Lo más importante en esas edades es que los niños sean niños.

A través del juego libre, las tareas cotidianas (como hacer pan y cuidar la huerta), el arte y la naturaleza se potencia el desarrollo sano de los sentidos del niño, la alegría, creatividad e iniciativa. Hacerles sentirse seguros para poder desarrollar sus virtudes sabiendo que los adultos a su alrededor respetan esos talentos.

En la siguiente etapa de esta enseñanza el niño conoce su medio ambiente por medio de la extraordinaria capacidad de la facultad cognoscitiva del hombre que es la imaginación. Vistos a través de la lente de la imaginación, la naturaleza, el mundo de los números, las matemáticas, las formas geométricas, y las tareas prácticas del mundo, son alimento y bebida para el alma del niño. Las cuatro operaciones aritméticas, por ejemplo, pueden ser introducidas como personajes de una obra que los niños de primer grado actuarán con entusiasmo. Todo aquello que se dirija a la imaginación y lo pueda sentir activa los sentimientos y es recordado y aprendido para todo la vida.

En la siguiente y última etapa de la enseñanza Waldorf el joven empieza a experimentar el poder de su propio juicio, la personalidad y la independencia y explora el mundo de manera distinta, llevando consigo idealismo, sensibilidad y un sentido propio que busca definición.

Actualmente existen alrededor de 2500 centros Waldorf en el mundo que imparten esta pedagogía.

Han estudiado en estas escuelas personajes como Jennifer Anisto, Kenneth Chennault, Michael Ende, Sandra Bullock, Barbara Becker, Meret Oppenheim, Ferdinand Alexander Porche, Linn Ulmann, Kristen Nygaard, Nina Bravo, Ursula Vargues, Arlet Palavicino…

… y, ahora, Oliver y Simón! 😉

Noche de Dulce Noviembre

En el colegio de los pequeños, de pedagogía waldorf, han celebrado la Fiesta del Farol. Todos los niños y sus familias se juntaron en el anochecer para dar un paseo llevando la luz consigo.

kaktus

Hicieron el farol con la tapa redonda de quesitos como base, la “pared” es una hoja de papel de acuarela pintada, encerada y luego pegada y grapada. El farol está sujetado con un alambre a un palo que han ido a buscar por el campo.

Estas noches dulces de noviembre brilla su pequeña luz en la ventana de su cuarto.