Un regalo de Pilar

Mi amiga y pintora Pilar Hernández Calvo me ha enviado este texto tan bonito para compartir y lo acompaño con la foto de uno de sus cuadros; “Camino” (óleo con espátula), con esos colores tan vivos e intensos que caracterizan sus pinturas como un reflejo de la gran generosidad que habita en su corazón.

camino1

 

Ponte en sus zapatos…

¿Recuerdas haberte quedado arrebatado con un brillo que multiplicase los colores a través de tus párpados en los primeros días de verano?

Quizás en algún momento has sentido el calor que nace desde las tripas cuando se acerca un ser amado, un objeto, un día importante.

También has podido desear contar con un modulador de sonidos, un regulador que pudiera hacer ascender o descender el tono vibrante de los movimientos y las voces de la gente superponiéndose unas por encima de las otras cuando de fondo el ruido metálico del televisor se mantenía como escondido homogeneizando la mezcla.

Si has deseado que te dijeran la verdad, lo justo, siempre, y a la vez has metido la pata no una sino diez veces por dar tu opinión más sincera,

Si te has apasionado como si te metieras en un túnel y la pasión fuese prisión y escape a la vez,

Si te has sentido como si no terminases de encajar, aunque lo intentases con todas tus fuerzas,

Si has apreciado anticipar las respuestas de tu interlocutor, reconocer un olor, o ponerte los mismos zapatos hasta que se rompieran en jirones,

Si de tu mayor virtud, han surgido tus mayores dificultades,

Si has sentido todo esto, estás preparado para comprender lo que se siente cuando eres una persona con autismo.

 

 

Para piés pequeños

Cuando los peques se ponen sus zapatitos solos deberían de tener el 50% de posibilidades de poner el derecho en el pié derecho y el izquierdo en el izquierdo. Pues en el mundo de Simon casi siempre acaban al revés.

Este dibujito en el interior de cada zapato ha sido la solución definitiva.

DSC_0066[1]