…parte de todo – vida y muerte…

Formar parte de todo – vida y muerte…

Paseo por el dulce noviembre lleno de brillo, intenso color y largas sombras. Infinitas diminutas gotas marcan cada línea que forman hojas, troncos, árboles,…

Esta mañana se ha muerto una persona cercana a mi y noto mis pasos tan frágiles…

Hipersensible. Desconcertada.

Me siento sola a pesar de estar rodeada de vida – como si estuviera en una burbuja observando desde fuera como todo sigue igual, como si no hubiera pasado nada, como si una vida no es más que un suspiro en el viento… una gota entre otros milles…

Por otro lado tengo la intensa sensación de formar parte de todo, de la vida que también es la muerte. Sin gotas no hay mar.

Dulce Noviembre

 

Mañana del frío Noviembre lleno del brillo y del intenso color del aire. La escarcha marca cada línea que forman hojas, troncos, árboles,…

Me regalo dos minutos en el medio del prado y en el medio del movimiento – justo entre lo que he hecho y lo que voy a hacer.

Siento como mil y un reflejos de sol me llenan – me llenan los ojos, la piel, los pulmones – me llenan cada célula de mi cuerpo con nitidez.

Respiro el ayer, inspiro el hoy.

Noche de Dulce Noviembre

En el colegio de los pequeños, de pedagogía waldorf, han celebrado la Fiesta del Farol. Todos los niños y sus familias se juntaron en el anochecer para dar un paseo llevando la luz consigo.

kaktus

Hicieron el farol con la tapa redonda de quesitos como base, la “pared” es una hoja de papel de acuarela pintada, encerada y luego pegada y grapada. El farol está sujetado con un alambre a un palo que han ido a buscar por el campo.

Estas noches dulces de noviembre brilla su pequeña luz en la ventana de su cuarto.