Un regalo muy especial:

DSC_0033

Tradicionalmente, regalar grullas de papel se ha asociado con el hecho de querer desear salud, bienestar, felicidad y prosperidad. Se regalan, entre otros momentos, cuando nace un bebé, cuando una pareja se casa, cuando alguien está enfermo… o bien se pueden regalar a alguien que quieres o que es importante para ti.

 

“Si haces mil grullas de papel tu mayor deseo se hará realidad.”

leyenda japonesa

Grullas de Papel

Según una leyenda japonesa, tu mayor deseo se hará realidad, si construyes mil grullas de papel.

Las mil grullas de origami (papiroflexia en japonés) se convirtieron en un símbolo de la paz a causa de la historia de Sadako Sasaki (1943-1955), una niña japonesa que deseó curarse de su enfermedad producida por la radiación de la bomba atómica que cayó sobre Hiroshima. Tras el consejo de su amiga Chizuko, y mientras estaba en el hospital, decidió que haría 1.000 grullas de papel. Pensó que su deseo no sólo sería para curarse, sino también para que todo el mundo pudiera vivir en paz y no hubiera más guerras. Sadako no pudo superar su enfermedad y tampoco acabó de hacer todas las grullas (tuvo que detenerse en la 644). Pero Chizuko y muchos otros amigos llegaron a hacer las 1.000 grullas, que de esta forma, se convirtieron en un símbolo de la paz en todo el mundo.

Imagen relacionada

Tradicionalmente, regalar grullas de papel se ha asociado con el hecho de querer desear salud, bienestar, felicidad y prosperidad. Se regalan, entre otros momentos, cuando nace un bebé, cuando una pareja se casa, cuando alguien está enfermo… o bien se pueden regalar a alguien que quieres o que es importante para ti.

New Design

DSC_0136

Hoy he empezado a trabajar con el anillo de la colección inspirada en la mitología nórdica; “Trollkors” – una cruz especial que te protegerá contra la brujería y todo el mal…

…y siempre tengo a las perras, mis guardianas, tumbadas en la puerta del taller.

Da igual las horas que estoy trabajando o el tiempo que haga fuera – solo se mueven de allí para ladrar a algún coche que pasa al otro lado de la valla.

 

Mi idea es hacer un anillo sencillo y fino siguiendo la línea del colgante y que sea tan cómodo como para poder llevarlo siempre…

 

 

 

Soon…

Casi está listo mi primer “Trollkors” – “Cruz de Trol” – símbolo de la mitología nórdica que protege contra lo malvado  😉   Espero tenerlo en mi tienda online el lunes!

Cada colgante que hago es único y vive su propio proceso de creación:

Después de dar forma con martillo y alicates tengo que soldar el punto donde se cruza el material para dar solidez y luego toca escofinar para eliminar imperfecciones.

Estoy haciendo la cruz en dos tamaños – una más pequeña para llevar en cadena de plata y una más grande para colgar en cordón de cuero. En la pequeña taladro un agujero y luego lijo la pieza para que quede suave y sin “raspones” de la escofina.

Antes de pulir bien el colgante pongo el sello de plata 925.

Después de limpiar la cruz eliminando la pasta de pulir pongo una anilla que sueldo para no arriesgar que se abra y se pierda el colgante.

El último paso es el “baño blanco” – sumerjo la joya en agua caliente (mínimo 60ºC) con ácido cítrico para limpiar la plata oxidando la posible existencia de restos de otros materiales.   Baño – pulir- baño – pulir – baño – pulir… el proceso se repite las veces que sean necesarias….

…y ya esta!!!

😉

viernes

Esta primera semana después de las vacaciones ha sido intensa y muy divertida. Me he levantado muy pronto para pasar las primeras horas del día trabajando con los pedidos pendientes en el taller (a partir de las doce la temperatura sube tanto allí que es imposible respirar)…

Después de un par de horas delante del ordenador o con la cámara en la mano, por las tardes, he pintado – poco a poco y muy lentamente voy avanzando con las miniaturas que expondré en Madrid en noviembre en la galería de arte Juca Claret.

También he intentado pasar tiempo precioso con mis hijos – queda menos de una semana para que empiece el colegio… Tengo que admitir que soy más feliz cuando están en casa!

Entre otras cosas hemos cosechado las almendras.