Peacefulness

El otro día mencioné mi “peacefulness” – la conciencia en el momento y el estar que me ayudó (y me sigue ayudando) a recobrar y vivir un equilibrio anímico sano en mi día a día.

Mi intención con este blogg – aparte de enseñar mi trabajo – es ayudar a sentir “peacefulness” compartiendo pequeñas palabras, historias y “haceres”. He pensado compartir aquí cada lunes – para un buen comienzo de la semana – un pequeño ejercicio o truco para descansar un omento en el estar… el bienestar.

La parte más importante es volver a ver los pequeños detalles que nos rodean como si fuera por primera vez – tanto cosas muy concretas – físicas – como sensaciones.

Entiendo que cada uno tiene que encontrar una herramienta cómoda para trabajar – las mías son sin duda la pintura y la escritura. El escribir poesía y pequeñas reflexiones me obliga a concentrarme justo en eso – en sentir hasta que pueda describir en palabras lo que siento.

He escrito poesía desde hace mucho tiempo – siempre para mi misma – hasta que pensé que compartir daría otro sentido a lo que estaba dedicando ya bastante tiempo. Cuando comparto lo que escribo quiero dar un momento de “peacefulness”.

Leer un poema requiere lectura lenta, pide reflexión e implica a todos los sentidos – a cambio te regala un momento de sensaciones y paz. Un instante como una “semilla” antiestrés que, si lo riegas a diario, crecerá al árbol de la felicidad – el árbol de la vida.

 

Porqué tan pequeño?

Mucha gente me pregunta porqué pinto tan diminuto…

 

Lo de pintar miniaturas surgió porque ;  

llevaba un tiempo sin coger un pincel  –  entre mis dos niños pequeños y el taller de joyería de plata no me sobraba mucho tiempo… Todo en mi vida iba fenomenal pero, sinceramente, no me encontraba muy bien lo cuál me provocaba cargo de conciencia porque debería de sentirme feliz… y sonreír y…    Tuve la sensación que la vida me llevaba por delante…      

Un fin de semana iba a hacer una escapadita a Estocolmo para visitar a mi hermana pequeña que se acababa de comprar un piso y quería regalarla algo mío y pensé pintar algo. Se lo comenté a mi madre y me dijo “Que sea algo pequeño porque su piso es minúsculo.” Pinté una cosa muy pequeña y la experiencia me llenó en muchos sentidos…

Pintar miniacuarelas (pintar y crear en general) es una forma de mindfulness muy parecido a meditación – yo lo llamo peacefulness. Te tienes que fijar en los pequeños detalles que hacen la imagen y crea la sensación y el equilibro.

Pintar miniatura de acuarela para mi fue (o es) un reto no solo por el tamaño sino también por como pensar/como pinta. Antes siempre pintaba en acrílico y entonces empezaba con el fondo e iba creando la imagen poco a poco – los detalles, las figuras. Con la acuarela es al revés – cada detalle tiene que estar en mi cabeza desde el principio. Exige una concentración tremenda; primero porque no puedo dibujar antes lo que voy a pintar – la punta del lápiz no es suficientemente fina y además “ensucia” y segundo porque uso acuarela clásica que no tiene blanco… 

Ahora solo menciono las dificultades pero realmente estos obstáculos son los que hacen mi trabajo con los “tinys” tan especial. Me ayudó (y ayuda) encontrar esa energía vital que existe en simplemente estar en el momento – en la vida.

Poesía = Mindfulness

La Poesía es un arte con muchísima tradición e historia – una herencia cultural que debemos custodiar y cuidar …y, además, nos viene muy bien especialmente hoy en día porque la Poesía es como mindfulness – como meditación guiada – porque:

DSC_0343

 

requiere lectura lenta

pide reflexión

implica a todos nuestros sentidos

llama a los sentimientos 

y nos regala esos momentos de presencia en el aquí y ahora.

 

5 minutos de Poesía al día es un remedio antiestrés fantástico!

 

Posibilidades de Cabeza

Hay un montón de ejercicios y suplementos dietéticos para desarrollar músculos más grandes y huesos más fuertes pero ¿se puede entrenar y aumentar el tamaño de nuestro cerebro? Científicos de la Universidad de California acaban de demostrar que sí es posible recurriendo a la meditación.
Han demostrado que las personas que llevan varios años meditando tienen ciertas regiones del cerebro más grandes – en concreto las zonas que regulan las emociones. Tienen una habilidad especial para cultivar emociones positivas y mantener estabilidad emocional. Incluso existen diferencias en la anatomía del cerebro que explican estas habilidades.

Lo que aún no está claro es si en las zonas con aumento de tamaño existe un mayor número de neuronas o las neuronas son más grandes…

Hmmm… para meditárselo…

groda 025

Mindfulness

lina 001

Mindfulness es una cualidad de la mente o más bien la capacidad intrínseca de la mente de estar presente y consciente en un momento determinado. Es presencia y conciencia plena en el momento.

La experiencia de mindfulness se puede entrenar mediante meditación pero a mi me gusta la idea de pasarlo a la vida cotidiana – día a día – para poder vivir/sentir el 100% la vida.

Al principio cuesta un poco y tienes que pensarlo todo el rato: “¿Ahora qué hago? Estoy fregando un plato. Agua caliente. Espuma. El sonido del agua. Limpio……….”  “Ahora me lavo los dientes. El sabor. El ruido. La manos………” “Estoy mirando mi hijo. La mirada. El tono de su voz. Como piensa. Como se mueve. La luz……….”

De repente te sale automático en una situación y la experiencia es muy satisfactoria – es como vivieras más intensamente.

Vivimos en una sociedad con mucho estrés – no solo por las mil cosas que hay que hacer y por las mil actividades en las que hay que participar sino también por la presión de las expectativas que recibimos; como eres como mujer, como madre, como te vistes, etc. El mindfulness es un ejercicio muy bueno para bajar el ritmo – no haciendo menos si no hacerlas viviendolas y no pensando en si lo haces bien o mal, en lo que vas a hacer después… Simplemente lo haces.  La sensación es que no se te escapa el tiempo y el día y te hace sentir muy bien – te llena tu vida.