La magia de la Inspiración

 

Hay días que me siento, cómoda, con tiempo, con deseo de escribir, pero mi mente está tan blanca como la hoja que tengo delante.

Desconcertada.

Blanca pero para nada vacía – al revés. La sensación es que hay demasiado jaléo en la cabeza para poder agarrar una idea concreta. No huelo la flor porque en el campo hay miles de flores.

Desesperación.

Me estresa muchísimo – no porque tenga obligación o algún “dead line” – simplemente porque realmente quiero escribir… y sé que lo único que puedo hacer es esperar…  Esperar a que encuentre la Inspiración o que ella me encuentre a mi.

Me consuela saber que siempre está por allí – volando tranquilamente esperando que alquien la inspire…

Inspiración.

 

Mientras tanto busco algo en que concentrarme dando trabajo a mis manos o me doy un buen paseo comiendo oxígeno a bocados…

Inspirando.

Ruido o Sonido – Mindfulness 17

ruido

He dormido mal. La mañana no me ha cundido e intento escribir mientras los niños juegan en la habitación de al lado con voces altas que no paran de llegar a mi en un continuo chorro. Me entran ganas de decirles que se callen pero… paro un momento – cierro los ojos un momento y respiro – y me concentro en escuchar lo que dicen, en seguir su juego a distancia y en ese mismo instante el ruido cambia a ser sonido. Mi agobio desaparece y me invade la felicidad escuchando dos pequeñas personas creando un mundo imaginario basado en sus impresiones del día.

Disfruto… y sigo escribiendo…

Con el parón he ganado tiempo, he recuperado la concentración y – sobre todo – calidad de vida.

 

El Arte de Escribir

escribir

Intento transmitir a los chicos lo fantástico es el saber y poder Escribir – el comunicarse a través de letras; tener un bonito detalle con alguien, expresar su creencia en un artículo en una revista, recordar la cita de la semana que viene apuntándolo en la agenda, aclarar ideas en el diario o compartir pequeñas reflexiones en un blog.

Transmitir sentimientos y sensaciones formando y combinando veintitantos símbolos distintos, una serie de signos y … espacios.

Lo bonito que es encontrar una carta de un antepasado y poder saber lo que pensó en el momento de estar sentado en su vieja mesa de madera con una vela al lado expresándose a través de un lápiz. Lo bonito de conocer a una persona por su letra tan personal.

Lo bonito que es compartir en silencio.

(Hoy en día hay más de 840.000 analfabetos en España!)