el mayor regalo

Yo crecí en el campo con muy pocos niños a mi alrededor. Pasaba el día (bastante) sola en el medio de la (casi) nada pero no recuerdo sentirme sola jamás – no recuerdo sentirme aburrida nunca…

Verntana1

Pasaba el día en mi cuarto dibujando, cortando, pegando,… o en el taller de mi padre serrando, clavando, pintando,… o el bosque cavando, construyendo, descubriendo,…

Mi creatividad no veía obstáculos.

Mi imaginación no tenía límites.

El mayor regalo que me hayan podido dar jamás, consciente o inconscientemente, fueron esos años en mi infancia en los que el tiempo y el espacio era mío – esos años me dieron herramientas que siempre llevo conmigo…

Poesía = Mindfulness

La Poesía es un arte con muchísima tradición e historia – una herencia cultural que debemos custodiar y cuidar …y, además, nos viene muy bien especialmente hoy en día porque la Poesía es como mindfulness – como meditación guiada – porque:

DSC_0343

 

requiere lectura lenta

pide reflexión

implica a todos nuestros sentidos

llama a los sentimientos 

y nos regala esos momentos de presencia en el aquí y ahora.

 

5 minutos de Poesía al día es un remedio antiestrés fantástico!

 

Llena de Silencio

Förgätmigej

Algo me sorprendió por la mañana – algo me decepcionó… y a falta de fuerzas para intentar a ser comprendida me callé y me aferré a mi silencio…

A lo largo del día tuve la sensación de que, en vez de dejarme un vacío, el silencio me llenaba.

El silencio me permitió llenar ese espacio,que normalmente está ocupado por sonido o ruido con pensamientos largos, sentimientos con reflexión – observación – y en el momento que abro “mi puerta” otra vez es con una sensibilidad recuperada.

Una nueva presencia.

Pequeñas reflexiones…

PR3

…sobre la educación y su poder – sobre como vivir presente el día a día junto a los niños.

Reflexiones sobre respeto, empatía, creatividad,… para un mundo mejor…

comprar

 

Noviembre…

…y en “el taller de papá Noel” la calefacción está puesta…

“Sisterhood”

– for big sister and small sister…

Regálales a tus hijos tiempo para ser Creativos

Ser creativo es mucho más que pintar y hacer manualidades – yo creo que es, sobre todo, buscar y encontrar soluciones. Soluciones en la vida en general; en la casa, en el trabajo, en relaciones,… Soluciones a rotos, a ocupación, a necesidades materiales, a organización, a soledad,…

La creatividad ayuda a siempre ver una puerta abierta.

La manera de regalar la virtud de la creatividad a nuestros hijos es justo lo contrario a los mil y un juguetes terminados y de la constante compañía y eterna actividad.

Darles herramientas para crear puede ser por ejemplo clavos martillo, plastelina, palos, piedras,… pero sobre todo tiempo.

Hoy en día está tan de moda el “slow life” para los adultos pero – ¿y para los niños?

Regálales tiempo para “aburrirse” – para estar a solas. Regálales tiempo para necesitar crear.

Regálales tiempo para aprender a disfrutar de crear – de ser creativos – de encontrarse las puertas abiertas.

“Todo el tiempo del mundo”

significa, para mi, toda mi vida.

Ni más ni menos – mi eternidad –  es una dimensión que entiendo y que soporto.

No sé si viviré cincuenta años más o diez pero tengo

todo el tiempo del mundo” para vivir mi vida.

Día blanco y negro

… por dentro y por fuera en total armonía:

Silencio, espera, sin color, sin contrastes, paz, suspiro,…

… y cuando salgo de casa por la mañana descubro que el día es justo así. Somos uno.

Cambio de Dirección

Si quieres seguir compartiendo conmigo pequeñas reflexiones sobre la vida – los mil y un pequeños detalles que hacen la vida tan grande – visita mi nueva dirección:

http://www.vidaanna.com

(Esta dirección queda anulada.)

nieve taza

Anna

Regálales Ilusión

Llave castillo

Reflexión en tiempos de Navidad y meta en mi vida:

Enseñar a los niños, desde el primer día, el valor de las pequeñas cosas y la importancia de los pequeños detalles y el placer de dar tanto como el de recibir…

Hoy en día supone un esfuerzo por dar calidad en vez de cantidad pero pienso que valdrá la pena. Tenemos una oportunidad para dar a nuestros hijos un regalo infinitamente valioso que disfrutarán el resto de su vida – La Ilusión.

“Trata a los demás como tu quieres que te traten a ti.”

Margarita

– otro decir de mi difunta abuela…

y la diferencia, con solo un pequeño gesto, es asombroso!

Si el primer contacto con una persona desconocida la inicias con una amplia sonrisa y una mirada a los ojos tienes todas las posibilidades de pasar el día entre sonrisas.

Por desgracia hay personas que son demasiado infelices para percibir e interiorizar una sonrisa de otra persona… pero en vez de sentirte ofendido o incomprendido por un trato injusto piensa en que, a lo mejor, has podido dejar una huella que ilumina su corazón por la noche…

Conscientemente he utilizado una sonrisa – para mi casi exagerada – al entrar en sitios donde sé que lo que voy a pedir es algo espacial, un poco fuera de lo habitual, exigiendo un poco más de atención o trabajo (ahora mismo tengo en mente la imprenta) y además me he mentalizado en la puerta para intentar a transmitir esa energía positiva a través de mi mirada y postura corporal que hará la diferencia entre un resoplo profundo negando con la cabeza y un interés por hacer algo nuevo y distinto que puede hacer este día tan interesante.

La verdad es que si te rodeas de sonrisas te sientes más feliz – ¡eres más feliz!

Otra joya en la librería:

Libro Volo

“Un lugar en el Mundo” de Fabio Volo.

El primer libro que leí de Fabio Volo fue “El tiempo que querías” y me gustó muchísimo. Este autor italiano escribe tal como se habla – con sencillez y mucho humor pero sin perder la profundidad en sus reflexiones.

Acabo de terminar “Un lugar en el Mundo”. Cuenta la historia de Michel y su mejor amigo Federico, amigos desde la infancia que comparten todo pero un día, cansado de la monotonía de su vida, Federico se larga sin mas. Cuando vuelve es diferente, renovado, sereno – enamorado de una chica y de la vida misma. Pronto vuelve a partir pero esta vez para no volver nunca más y eso le impulsa a Michel seguir su ejemplo.

Esta pequeña novela habla sobre sentimientos y situaciones que creo que todos reconocemos.

 

Secretos

Tesoro

Hay distintos tipos de secretos. Los oscuros y pesados de una o varias vidas, los que se heredan; sobre una muerte, sobre un maltrato, sobre una desaparición o un, en ojos del entorno, pecado – siempre atados a la vergüenza.

También hay los secretos que brillan, como pequeñas perlas. Los que son como pequeñas mariposas con alas azules aleteando en el huequito cerca de nuestro corazón; un amor, un saber, algo nuevo, algo propio. Como un pequeño tesoro enterrado por un niño.

El escribir es un poco así – creas un pequeño tesoro en tu interior y lo guardas y lo mimas mientras crece con tu pensamiento y madura con tu reflexión… Una obra no se expone hasta que no esté lista para que no pierda su fuerza y su magia – su brillo de perla.

Vivimos en un tiempo que nos sugiere compartir todo. Claro está que injusticias deben salir a la luz y claro está que es bueno dar aire a los sucesos difíciles para que no se vuelvan secretos oscuros y pesados pero… ¿qué pasa con los pequeños secretos que brillan – nuestras pequeñas perlas – si los compartimos tan rápido como podemos sacar el móvil del bolsillo? ¿Qué pasa con el sutil aleteo de mariposa cuando exponemos nuestras instantáneas instantáneamente en las redes sociales?

¿Qué pasa cuando alguien desentierra el pequeño tesoro del niño sin entender su verdadero valor?

¿Nuestros pequeños secretos pierden su fuerza y su magia al ser contados?

¿El huequito cerca de nuestro corazón se queda vacío?

Yo creo que los pequeños secretos – nuestros pequeños momentos íntimos en imágenes e ideas – para La Vida es como la flor en el jardín: no es para nada necesaria para que sea un lugar precioso pero hace diferencia – llena, estimula, completa,…

“Ningún niño debería tener que…

… creer que el mundo está a punto de hundirse. Es nuestra responsabilidad mostrar lo contrario. Es nuestra responsabilidad mantener encendida la llama.”

Reflexión de Daniel Mendozaninos en cesped

Es nuestra responsabilidad no contaminar las pequeñas personas a nuestro alrededor con pensamientos catastróficos pero, a la vez, darles sabiduría para cuidar nuestra sociedad y nuestro planeta. Es nuestro deber fomentar el sentido de la responsabilidad y hacerles ver la importancia en cada acción – por pequeño que sea – para que no se paralicen por el sentimiento de impotencia. Es nuestra responsabilidad darles vista global pero con la mirada en su mundo directo. Es nuestra responsabilidad, como padres y adultos, que sigan viviendo con ganas e ilusión, pensando que siempre pueden confiar en lo bueno.

Reflexión mía…

… y la vuestra?

 

Mi Tiempo Mío

“La carencia de tiempo libre potencia la incidencia de patologías como la ansiedad y el estrés.” KitKat

Corro para ver…

Corro para ser…

Corro para respirar…

Corro para llegar…

Corro… para no tener que correr…

Mil veces habré dicho “no tengo tiempo”, “me faltan horas”, “ojalá pudiera… pero no puedo”… Mil veces habré oído las mismas frases de otras personas… No es solo un decir o una escusa sino que la sensación es real. En algún momento he entrado en la dinámica de dejar que el tiempo se me escapara. Este verano me encontré con una amiga, escritora y alma solidaria, que hace unos años dejó la capital y se fue a vivir en las afueras de Sevilla y me dijo que lo que más aprecia de ese cambio es que ahora su vida tiene meses, los meses tienen semanas, las semanas tienen días y los días tienen horas. Mi hizo reflexionar sobre el tiempo. Llevo años persiguiendo mi tiempo – muy consciente de ello y practicando mindfulness – pero aún así tengo la sensación de correr detrás… haciendo un montón de cosas pero nunca suficientes. Después de varias semanas regando esa semillita que me sembraron las palabras de mi amiga en mi mente he decidido ser otra vez responsable dueña de mis horas y de mis días. He empezado con el ejercicio de darme pequeños “ratos de Kit-Kat” – pausas energéticas para focalizar y reflexionar y estar conmigo. Otro ejercicio muy bueno es nunca decir a nadie la típica frase de que no tengo tiempo. No hay argumento para no disponer – por supuesto sin ser egoísta para nadade mi tiempo que es mi vida.

Me gusta mucho la rutina

 Casa4

– tanto su presencia como romperla de vez en cuando… y ahora mismo empiezo a echarla de menos.

Cuando una actividad se convierte en una costumbre habitual, una rutina, la haces de forma intuitiva y sobre todo no tienes que argumentar contigo misma si debes hacer esto, si hacerlo ahora, porque hoy,… y se gasta menos energía.

A lo mejor suena raro pero la rutina me aporta tanta energía a mi día como el romperla me aporta alegría a mi vida. 

Por fin…

… empiezo a confiar en que la primavera se ha llenado de sol y calor hasta que toca al verano hacer su entrada.

Disfruto de cada momento:

El de la temprana hora con su aire fresco, el rocío y su luz nítida.

El de medio día con las puertas de casa abiertas de par en par y las voces de los niños como eco por cada rincón del jardín.

El de después del atardecer con su calma llena de sonidos de noche y reflexión – un día mas…

Un día mas rica…

flor pasklilja

Somos parte de la eternidad

mayo22 004

– existimos siempre… !?

La energía nunca desaparece – solo cambia de forma.

Esto es algo que me reconforta mucho – me viene a la cabeza casi todos los días y me encanta jugar con este pensamiento. De alguna forma me tranquiliza y me inspira. Me gusta pensar que somos parte del pasado y de la historia; que lo que yo doy es significativo para otro ser vivo, que lo que yo recibo lo uso sin gastar, que siempre formo parte de mi entorno. Me gusta pensar que el intercambio existe sin discriminación – que compartimos siempre y para siempre.