Acerca de Anna

Soy una persona que piensa que los detalles hacen diferencia - hacen la vida mas bella!

VACACIONES!

Desde hoy hasta el 15 de julio cierro el taller – puedo recibir pedidos a través de mi tienda online pero los enviaré todos a partir del día 16 de julio (urgente). Si alguien quiere contactar conmigo mándame un mensaje a mi cuenta de instagram: @annaastrom_art , donde atiendo personalmente – siempre.

Os deseo todos un fantástico verano lleno de sol, familia, paseos, descanso, lectura,… todo eso que nos recarga energía!

IMG_20190604_084000_741

Ya estoy con los últimos preparativos para las dos exposiciones próximas; la primera en Málaga – Art & Breakfast International Fair en la cuál participo con la galería de arte Juca Claret – y la segunda en Suecia.

A los dos sitios van miniaturas de acuarela clásica acompañadas por joyería.

En Málaga pueden ver la joyería artística que son antiguas cajas de relojes de pulsera o de colgante recicladas con una miniatura de acuarela original dentro.

En Suecia expondré la joyería de plata y de cristales de mar: colgantes, pulseras y pendientes.

Una imagen en plata, acuarela o palabras

Mi trabajo en el taller, con la joyería de plata, es realmente muy parecido a mi trabajo pintando o escribiendo – mi intención al crear es transmitir una imagen y una emoción.

Una imagen que llega al observador – que llega a emocionar, hacer sentir.

Mi reto es generar una sensación de armonía en la vida; en mente y mundo.

 

El prestar atención a los pequeños detalles y momentos ayuda a manejar las cuestiones grandes.

Hace algunos años pasaba por una época con la sensación de no vivir mi vida. Me sentía totalmente vacía a pesar de tenerlo todo. 

Vivía un sueño; tenía amor, casa, niños, jardín, trabajo,… y aún así me levantaba cada mañana deseando estar en otro lugar, en otro tiempo, en otro cuerpo.

Me pesaba el mañana y el ayer, la comida y la ropa, la cabeza, y los pies, las guerras y el cambio climático. Me ahogaba. Me paralizaba.

Necesitaba cambiar mi día a día – con o sin ayuda – para poder ser la persona, la madre y la compañera que quería ser. Tenía que cambiar mi actitud para no sentir el vértigo de perder los estribos…

A pesar de ser consciente de la importancia de la actitud en sí, el cambio no es nada fácil. Los pensamientos y las acciones son muy parecidos a los átomos y las moléculas (o iguales – al final somos parte del todo) – actúan por inercia buscando el camino y el movimiento que menos energía gasta.

Empecé a escribir. No fue el típico diario pero si escribía todos los días. Decidí ponerme horario y obligarme a escribir en el ordenador e incluso elegí el formato blog para sentir la “presión” de lectores – crear compromiso – y mi reto era escribir algo positivo todos los días. Podía ser una reflexión mía, un sueño, un dicho que me gustaba, una foto bonita, un cuento,… algo.

Esto me hizo cambiar el foco poco a poco y con el tiempo noté como me levantaba por la mañana buscando bonitos imágenes, cazando bellos momentos,… mirando con otros ojos…

Estuve dos años así – todos los días – hasta que llegó un día que sentí que ya… Ya! …y cerré la puerta a ese zyber-espacio que había creado. Ya no lo necesitaba más. Ya podía ver las noticias en la tele sin hundirme, podría considerar lo que podría hacer yo por el medio ambiente sin sentirme abatida por la sensación de impotencia paralizante.

Ya podía y quería seguí mi camino y aplicar esa energía creativa y ese tiempo en mirar hacía otro paisaje.