Seguir la luz

Media hora de paseo por el bosque tiene un efecto, científicamente comprobado, benéfico sobre nuestra salud y, especialmente, sobre los signos de estrés.

 

Aparte del paseo matutino que doy todas las mañanas, este fin de semana me he dado un paseo lento al atardecer. Un “paseo de lujo”; sola – bueno, con la perrita Mona por supuesto, despacio y sin tener el camino decidido antemano.

Ayer intenté concentrarme especialmente en la luz – los reflejos en los charcos, las mil sombras redondas de las bellotas caídas por el camino, en las pequeñas gotas iluminadas en la hierba…

De vez en cuando mis pensamientos se me escapaban a asuntos que llevan tiempo ron-roneando en mi cabeza – las típicas cosas que no te dejan dormir – pero durante estos “paseos de lujo” obtienen otro color, otra transparencia, y me dejan ver la luz en mi camino…

En cada creación un poquito de mi…

Viernes otra vez…

Al final no he pasado tantas horas esta semana en el taller como tenía pensado porque tardé más de lo que había imaginado con la última miniatura de acuarela y me cuesta mucho dejar un trabajo a medias… pero los pendientes “flying” han volado.

Mi taller es muy pequeño y por lo tanto muy acogedor – sobre todo días de lluvia. La madera absorbe muchos ruidos típicos de taller y aporta una luz cálida. Siempre bajo allí con una taza de café bien calentito con canela y me pierdo en el tiempo creando – pensando solo con las manos.

(De hecho pongo la alarma a la hora de recoger los niños en el cole para no llegar tarde.)

Nunca tengo varias joyas marchando a la vez – en cada creación pongo toda mi atención desde el principio hasta el final. En cada pieza hay una pizca de mi y deseo que la persona que la lleva puesta perciba mi ilusión.

Después de la tormenta

#peacefulness 1

 

El amanecer es largo hoy – a la luz le cuesta atravesar la manta de niebla, que cubre prados como una nube terrestre, para recuperar su espacio después de oscura noche de tormenta.

El día aguanta la respiración otro momento dando una oportunidad al campo para volver a encontrar su contorno – sus sombras y matices.

Espero a que se levante el telón y abro la puerta al otoño. Inspiro el olor tan típico de lluvia y tierra. Veo que las hojas de las moreras se han vuelto amarillas y los petirrojos han cambiado su canción.

Te invito a que, después de leer mis pequeños textos, intentes describir tu “este momento” de la misma forma, fijándote en colores, sonidos y olores. No hace falta escribir …simplemente sentir.

…un paseo largo reparador…

El flujo constante de noticias que cruzan el mundo, del que me cuesta alejar a pesar de no ver televisión, me inhibe y me contamina. Mi hipersensibilidad me  paraliza y lo ha hecho desde que era pequeña. Destrucción ambiental, hambre, opresión, enfermedad,… Siento todo como un peso enorme sobre mis hombros – demasiado pesado para llevarlo día a día.

Cuando me convertí en madre, hubo un momento en que tuve que tomar una decisión necesaria para poder ser la persona que quería ser – para ser capaz de sentir esa felicidad y equilibrio que debería…  No fue, para nada, tan fácil como puede parecer ahora cuando lo escribo. Tuve que volver a aprender a fijarme en esos pequeños detalles a mi alrededor que en algún momento dejé de ver. Poco a poco mi forma de pensar y sentir cambió. Al principio me constó mucho trabajo pero llegó un momento que simplemente estaba allí. La luz comenzó a entrar en mí. 

Tengo muchos trucos ahora que utilicé (y sigo manejando) que, si quieres, me encantaría compartir para que el oscuro otoño e invierno sean menos oscuros. Son pequeñas cosas fáciles que marcan gran diferencia.

Esta mañana di un largo paseo reparador, abriendo mis sentidos, llenando mi cuerpo de aire frío y luz matutina. Miré para ver y escuché escuchar y cargué mi mente con energía positiva – esa energía vital necesaria para ser la persona que quiero ser hoy.

The legend of the blue butterfly

Many years ago a man became a widow andwas in charge of his two daughters. The girls were very curious, intellegent and always eager to learn. They constantly plagued their father with questions. Often the man was able to respond wisely, however, at times he was unsure whether he couldoffer his daughters the right answer.

Seeingthe restlessness of the two girls he decided to send them for a season to live with a sage who lived on top of a hill. The sage was able to answer all the questions that the little ones asked him.

One day the sisters devised a trap to measure his wisdom. They decided to ask him a question that he was unable to answer.

The girls went to carry our their plan. The older one went out into the field and caught a blue butterfly. then she began to explain to her sister: “Tomorrow, while I hold the blue butterfly in my hands, we will askthe sage if it is alive or dead. If he replies that she is alive, I’ll squeezemy handsand kill her. If he claims she is dead I’ll free her and she will fly free. In thisway, whatever he answer, it will always be incorrect.”

The next morning the girls went to the sage, desirous of making him fall into the trap, and asked the question.

The man smiled calmly and answered:

“It is up to you – she is in your hands.”

WE ARE THE OWNERS OF OUR LIFE.

IMG_20200804_110256_210

new week – new energy

Esta semana que ha pasado ha sido, para mi, dura… decepciones, migrañas,… Mi energía vital ha brillado con su ausencia PERO …

IMG_20191116_111813_281

…ya es lunes después de un fin de semana muy reparador – de no salir de casa más que para paseos entre campos de trigo, marcados por sombras de encinas, con las montañas nevadas en el horizonte. Frío, sol,… y con la necesidad de cambio. Al final, lo que más energía me aporta es la creatividad y lo que más me ayuda a mantenerla es la rutina así que…

Esta semana arranco dos nuevos proyectos; poemario en sueco y curso en naturopatía holística 😉

He decidido que ya es hora de traducir mi segundo poemario (“Me asomo a la noche”) de castellano a sueco. Es un proceso bastante complejo ya que la poesía no se puede traducir palabra por palabra porque hay que encontrar el ritmo, el tono y el sentido de cada verso. El invierno es la época perfecta para este trabajo ya que requiere muchas horas delante del ordenador.

Por otro lado llevo mucho tiempo con la idea de aprender más sobre la naturopatía holística. He heredado de mi madre y abuela un gen de bruja 😉 e interés por las plantas y sus beneficios y ya he decidido hacer un curso de 15 módulos lo cuál me obliga cierta rutina sin interferir en mi trabajo diario de joyería, pintura, escritura,…

Así que, con nueva ilusión, respiro este lunes cualquiera muy especial!