The legend of the blue butterfly

Many years ago a man became a widow andwas in charge of his two daughters. The girls were very curious, intellegent and always eager to learn. They constantly plagued their father with questions. Often the man was able to respond wisely, however, at times he was unsure whether he couldoffer his daughters the right answer.

Seeingthe restlessness of the two girls he decided to send them for a season to live with a sage who lived on top of a hill. The sage was able to answer all the questions that the little ones asked him.

One day the sisters devised a trap to measure his wisdom. They decided to ask him a question that he was unable to answer.

The girls went to carry our their plan. The older one went out into the field and caught a blue butterfly. then she began to explain to her sister: “Tomorrow, while I hold the blue butterfly in my hands, we will askthe sage if it is alive or dead. If he replies that she is alive, I’ll squeezemy handsand kill her. If he claims she is dead I’ll free her and she will fly free. In thisway, whatever he answer, it will always be incorrect.”

The next morning the girls went to the sage, desirous of making him fall into the trap, and asked the question.

The man smiled calmly and answered:

“It is up to you – she is in your hands.”

WE ARE THE OWNERS OF OUR LIFE.

IMG_20200804_110256_210

Grullas de Papel

Según una leyenda japonesa, tu mayor deseo se hará realidad, si construyes mil grullas de papel.

Las mil grullas de origami (papiroflexia en japonés) se convirtieron en un símbolo de la paz a causa de la historia de Sadako Sasaki (1943-1955), una niña japonesa que deseó curarse de su enfermedad producida por la radiación de la bomba atómica que cayó sobre Hiroshima. Tras el consejo de su amiga Chizuko, y mientras estaba en el hospital, decidió que haría 1.000 grullas de papel. Pensó que su deseo no sólo sería para curarse, sino también para que todo el mundo pudiera vivir en paz y no hubiera más guerras. Sadako no pudo superar su enfermedad y tampoco acabó de hacer todas las grullas (tuvo que detenerse en la 644). Pero Chizuko y muchos otros amigos llegaron a hacer las 1.000 grullas, que de esta forma, se convirtieron en un símbolo de la paz en todo el mundo.

Imagen relacionada

Tradicionalmente, regalar grullas de papel se ha asociado con el hecho de querer desear salud, bienestar, felicidad y prosperidad. Se regalan, entre otros momentos, cuando nace un bebé, cuando una pareja se casa, cuando alguien está enfermo… o bien se pueden regalar a alguien que quieres o que es importante para ti.

“Trollkors”

– símbolo que, según la mitología nórdica, te protege contra la brujería y todo malvado.

Ya tengo los primeros “Cruces de Trol” listos …para proteger y dar suerte!

COMPRAR

A 3,5 cm de la Muerte

vida 084

Ayer yendo en coche con Oliver y Simon por la M-40 con bastante tráfico, dentro de uno de los túneles había dos coches parados y abandonados en el medio del carril izquierdo con las luces apagadas y sin triangulo puesto. Los conductores habían salido y estaban pegados a la pared de pié hablando a unos cuantos metros. Cuando los vi ya estaba prácticamente encima y esquivé los coches a pocos centímetros y de milagro echándome a la derecha sin saber si el coche que tenía a mi lado le iba a dar tiempo a reaccionar o no…

Tuve suerte o, tal vez, fueron los angelitos de mis hijos.

Primero solo sentía rabia – un odio tan intenso hacía las personas que son capaces, sin pensar supongo, de jugar con la vida de los demás.

Ahora mismo siento amor tan intenso hacía la suerte, el destino, los ángeles de la guarda, la casualidad o lo que sea… La vida.  Hoy me cunde el día.

Gabriel García Márquez …

Gabriel pask 086

… murió el jueves pasado…

Tenemos tanta suerte del regalo que nos hizo a todos durante su vida – tantas obras grandes escritas y preservadas para siempre.

Mi favorito personal – otra joya en mi librería – es Del Amor y otros Demonios. Una antigua leyenda le sirve a Gabriel para crear un mundo en el que lo fantástico y lo sobrenatural se enlaza con lo cotidiano en perfecta armonía.