El árbol coge aire…

…después de varios meses de aparente dormir, parado en su tiempo. Observo las yemas que están a punto de romperse y a partir de ese instante la energía en transformación es tan intensa que casi se puede notar vibrar el aire.

A veces me quedo mirando una hojita verde claro y brillante o una flor rosita esperando esperanzada de poder ver un mínimo movimiento ya que al acostarme hay una vida abierta donde por la mañana había solo intención e inspiración. Pero este despertar, este revivir o renacimiento tan preciso, tan perfecto es demasiado lento y en su prisa y fuerza por respirar.

Primavera.

La Amaba

libro

de Anna Gavalda

… cuando cerré el libro al terminarlo intenté, como de costumbre, formular mi opinión y lo único que pensé fue: “no encuentro palabras”…

Es una pequeña novela de 189 páginas pero si incluyes todo que está escrito entre líneas llega a, por lo menos, el doble. Es grande; un fragmento de vida, un punzante historia de amor – dudas, esperanzas, renuncias… en un envoltorio tan cotidiano.

Lo recomiendo.

Echamos de menos a las Golondrinas

Simón bicho

Esta foto es del año pasado de la entrada de nuestra casa. Todos las primaveras llenan nuestro felpudo de barro y caca mientras que disfrutamos siguiendo su trabajo con arreglo del nido ya existente y la construcción de otras para poder alojar a todos los miembros de la familia a medida que va creciendo.

Este año no han vuelto y las echamos de menos.

La causa principal de la desaparición abrupta de más del 30 % de las golondrinas es el insecticida. Ahora la golondrina se considera especie en peligro de extinción.

Me queda la esperanza de volver a verlas el año que viene y mientras tanto convivimos con avispas y moscas pensando en ellas y confiando en que entre todos podemos crear cambio