Anillo “Balance”

Quería hacer un anillo para todos – un anillo abierto jugando con la idea de que la apertura en sí formara parte del equilibrio del diseño.

Un anillo que abraza a la vez que deja espacio y libertad.

Me he inspirado en formas nórdicas; tanto en la joyería de hierro de la época vikinga como en las líneas modernas escandinavas donde la sencillez y nitidez está muy presente.

dsc_0065-1.jpg

Disponible en la gallería Juca Claret en c/Ayala, 156 – Madrid.

Encargo: vidaanna@mail.com

…un día en el taller…

Estoy haciendo un anillo especial para alguien muy especial. El resultado debe ser una pieza que llame la atención; que luzca pero de diseño sencillo, limpio, y que a la vez sea cómoda…

…así que en eso estoy…

 

Hoy sábado toca recuperar tiempo perdido en el taller – quiero terminar un anillo para enviarlo en lunes… Alguien se alegrará mucho !    😉

ERedimensionamiento de n.soldadl jueves tuve un pequeño accidente laboral pero no me pasó absolutamente nada – tuve suerte.

El soplete perdía gas (ni lo olía ni lo oía) y al encender la llama e inclinarla sobre la pieza que iba a soldar empezó a arder.

Saqué el soplete en llamas fuera del taller y logró quitar la boquilla del tubo y en ese momento se cortó la fuga y se apago el fuego al instante. Al final solo fue un susto pero me quedé sin ganas de seguir intentando apañarme con el soplete defectuoso. Ayer compré boquilla nueva de más calidad – ¡valdrá la pena pienso yo!

 

Soon…

Casi está listo mi primer “Trollkors” – “Cruz de Trol” – símbolo de la mitología nórdica que protege contra lo malvado  😉   Espero tenerlo en mi tienda online el lunes!

Cada colgante que hago es único y vive su propio proceso de creación:

Después de dar forma con martillo y alicates tengo que soldar el punto donde se cruza el material para dar solidez y luego toca escofinar para eliminar imperfecciones.

Estoy haciendo la cruz en dos tamaños – una más pequeña para llevar en cadena de plata y una más grande para colgar en cordón de cuero. En la pequeña taladro un agujero y luego lijo la pieza para que quede suave y sin “raspones” de la escofina.

Antes de pulir bien el colgante pongo el sello de plata 925.

Después de limpiar la cruz eliminando la pasta de pulir pongo una anilla que sueldo para no arriesgar que se abra y se pierda el colgante.

El último paso es el “baño blanco” – sumerjo la joya en agua caliente (mínimo 60ºC) con ácido cítrico para limpiar la plata oxidando la posible existencia de restos de otros materiales.   Baño – pulir- baño – pulir – baño – pulir… el proceso se repite las veces que sean necesarias….

…y ya esta!!!

😉

Cavando entre mis raíces…

Este verano, junto con mis hijos, he leído mucho sobre la antigua mitología nórdica y hemos ido en busca de lugares con signos visibles de la época vikinga. Me fascina lo mucho que queda y lo mucho que reconozco en mi vida, mi día a día, de aquél tiempo – costumbres, cuentos, celebraciones, simbología, etc.

He traído a mi taller la inspiración que he recibido cavando entre mis raíces y poco a poco están renaciendo símbolos de la mitología nórdica en mis joyas.

 

He empezado con “Trollkorset” – “la Cruz de Trol” – que protege contra la brujería que en Escandinavia fue/es representado por los trols. Esta cruz se usaba en forma de colgante o también tallada en la misma pared de la vivienda o el establo. Las mujeres embarazadas llevaban una “Trollkors” para proteger a su bebé de los poderes malvados hasta que naciera y podría llevarlo él mismo.

 

Trabajo en proceso…

viernes

Esta primera semana después de las vacaciones ha sido intensa y muy divertida. Me he levantado muy pronto para pasar las primeras horas del día trabajando con los pedidos pendientes en el taller (a partir de las doce la temperatura sube tanto allí que es imposible respirar)…

Después de un par de horas delante del ordenador o con la cámara en la mano, por las tardes, he pintado – poco a poco y muy lentamente voy avanzando con las miniaturas que expondré en Madrid en noviembre en la galería de arte Juca Claret.

También he intentado pasar tiempo precioso con mis hijos – queda menos de una semana para que empiece el colegio… Tengo que admitir que soy más feliz cuando están en casa!

Entre otras cosas hemos cosechado las almendras.