El faro…

 fyr

… visibiliza las rocas negras en la noche más oscura.

Te orienta ante obstáculos.

Alumbra distancia – como acercarte y como alejarte

sin naufragar.

… te guía con su propia luz.

Muestra mar – posibilidades – por donde puedes navegar.

Responde tu luz.

Ilumina tu propio camino.

Siempre.

(Adolfo, gracias por ser mi faro – mi luz…)

Ya entiendo como se siente un bichito con las alas mojadas!

DSC_0038[1]

Increíble pero cierto: estoy aprendiendo SURF… y me encanta!

Pensé que me iba a dar miedo la fuerza del mar, que me iba a agobiar el traje, que no iba a ser capaz de controlar la tabla en aguas revueltas pero cuando me meto en el agua me olvido de mis miedos y solo busco la ola.

El esfuerzo físico es enorme y salgo totalmente agotada; temblando, con moratones y rodillas hinchadas. No puedo decir que me divierte (todavía) pero se ha vuelto un reto personal. Todas las noches decido no volver pero la mañana siguiente estoy allí en la orilla midiendo las fuerzas naturales del mar y el viento.

Saboreo nuevas sensaciones y me llena el deseo de enriquecerme con un nuevo logro.

Instantánea:

vuelta al Gran Mar…

palmar 033

 

Al final del asfalto, donde empieza el camino de arena hay unas casitas medioescondidas entre el follaje fresco y denso y lleno de flores azules y rojas. Allí está mi rincón de verano mágico – ese lugar guarda momentos especiales, energía, paz, sonrisas y risas, viento y calma,…

Footprints in the Sand

palmar 016

“No importa, que más da.” – “Soy una gota en el mar.”

Por muy raro que parezca, este pensamiento me da paz. No quiero decir, para nada, que mi vida no sea importante para mi o que no siempre lucho por la vida de mis queridos, por la de la naturaleza, el medio ambiente y la del mundo mundial pero me ayuda a no sentirme tan sumamente impotente.

La responsabilidad siempre me ha pesado. Me acuerdo de niña, muy niña, llorando en mi cama porque había gente muriéndose de hambre en África o por los judíos que habían muerto en los campos de concentración muchos años antes.

La frustración que siento al ver que hay cosas injustas, o malas según mis creencias, es casi insoportable. En mi día a día puede tratarse de cualquier cosas como una cena no perfecta, un coche aparcado ocupando dos sitios sin respetar los demás que necesitan aparcar, el egoísmo de un adolescente, la perdida de un libro, la contaminación, la mentalidad “gastar y tirar”, las guerras,… ya ves; cualquier cosa – y la mayoría de ellas fuera de mi alcance en cuanto a poder influir.

El intentar encontrar las proporciones reales, en las dimensiones del cosmos y del tiempo, de lo que yo importo en “el todo” me tranquiliza. Siempre haré lo máximo posible por el bien de este mundo y por mi vida porque, pudiendo cambiar mucho o poco… o nada, la satisfacción personal es enorme cuando veo el reflejo de mi esfuerzo y de mis intenciones en mi alrededor… pero más que el máximo es imposible.

Hmmm…   … no hay mar sin gotas…!

La mayor mina de oro…

DSC_0042[1]

…se encuentra en las aguas marinas pero por el momento no hay un sistema rentable para separar las doradas partículas en suspensión.

Yo creo que el mar en sí es una mina de oro – por sus enormes riquezas biológicas, por ser una gran fuente de energía limpia, por modular el clima, por ser la mayor despensa de proteína del mundo, por ser un filtro ecológico p ej absorbiendo millones de toneladas de dióxido de carbono…

…por ser la fuente de la vida – todas las vidas!

Vuelta de Trummenäs

Acábamos de volver después de cuatro días en el sureste de Suecia donde mis padres tienen su casita de verano pegada al mar en el archipiélago de Blekinge.

DSC_0219

Trummenäs en 10 palabras:
Pequeño (por la casita) y Grande (por el mar), Rosas, História, Desconexión, Barco, Viento, Moras, Pescado, Libro