Grullas de Papel

Según una leyenda japonesa, tu mayor deseo se hará realidad, si construyes mil grullas de papel.

Las mil grullas de origami (papiroflexia en japonés) se convirtieron en un símbolo de la paz a causa de la historia de Sadako Sasaki (1943-1955), una niña japonesa que deseó curarse de su enfermedad producida por la radiación de la bomba atómica que cayó sobre Hiroshima. Tras el consejo de su amiga Chizuko, y mientras estaba en el hospital, decidió que haría 1.000 grullas de papel. Pensó que su deseo no sólo sería para curarse, sino también para que todo el mundo pudiera vivir en paz y no hubiera más guerras. Sadako no pudo superar su enfermedad y tampoco acabó de hacer todas las grullas (tuvo que detenerse en la 644). Pero Chizuko y muchos otros amigos llegaron a hacer las 1.000 grullas, que de esta forma, se convirtieron en un símbolo de la paz en todo el mundo.

Imagen relacionada

Tradicionalmente, regalar grullas de papel se ha asociado con el hecho de querer desear salud, bienestar, felicidad y prosperidad. Se regalan, entre otros momentos, cuando nace un bebé, cuando una pareja se casa, cuando alguien está enfermo… o bien se pueden regalar a alguien que quieres o que es importante para ti.

Día blanco y negro

… por dentro y por fuera en total armonía:

Silencio, espera, sin color, sin contrastes, paz, suspiro,…

… y cuando salgo de casa por la mañana descubro que el día es justo así. Somos uno.

…mmm… CASA

palmar 178 Casa3   Casa1    Casa2    aston 001

A pesar de que este mes ha pasado más rápido que ninguno en mi vida – demasiado rápido – la sensación que tengo ahora mismo al llegar a mi casa es justo esa:  “he vuelto a casa”.

Respiro hondo y me lleno de paz – me lleno de mis colores, mis olores, mis sonidos,… mi vida.

Pequeños detalles…

  … , temporales y persistentes. En ellos dejo descansar mis ojos de vez en cuando para recordar que vivo mi vida. Me rodeo con esos detalles para siempre tener esos espacios, por pequeños que sean, donde habita mi luz y mi paz…

rincón1  rincón2  Rincón3 

 

Un lugar de Paz

flor glici 002flor glici 017

En un lugar en nuestro jardín hay un suelo de piedra con seis pilares que aguantan un marco de hierro que, a su vez, aguanta un techo denso de Glicinia que ahora mismo está en flor.

En ese lugar estos días comemos, merendamos, trabajo, leo, hablamos y escuchamos…

… escuchamos el zumbido de miles de abejas y abejorros. En ese techo de flores lilas y blancas hay una actividad frenética desde el amanecer hasta el atardecer y para mi es como algodón auditivo para el alma – me da tanta paz…